Usos y beneficios de la Tarjeta de Débito

Cuando abres una cuenta de cheques o de ahorro automáticamente recibes una tarjeta de débito.

Las tarjetas de débito son tarjetas bancarias de plástico, con una banda magnética en el reverso, que es la que guarda toda la información sobre los datos de acceso y el saldo de dinero que dispone el titular en su cuenta bancaria.

Es decir, las tarjetas de débito son un medio de pago a partir del dinero que una persona tiene en su cuenta y cuando ésta se quede sin saldo, no podrás utilizarla hasta que tenga saldo nuevamente, porque no es una compra a crédito.

La tarjeta de débito es diferente a la tarjeta de crédito, que es un producto de pago en el futuro y gira la compra contra una línea de crédito (el dinero que el emisor de la tarjeta pone a tu disposición) y te da un período de gracia para pagar.

Beneficios de las tarjetas de débito

  • Conveniencia y seguridad del pago: no tienes que llevar encima una chequera ni grandes sumas de efectivo para tus gastos diarios.
  • Amplia aceptación en comercios:  las tarjetas de débito son ampliamente aceptadas que los cheques—aun cuando viajas.
  • Proceso de pago fácil y rápido: no hay cheques ni necesidad de presentar una identificación o información personal en el mostrador de venta. Simplemente, presenta tu tarjeta de débito en cualquier comercio que acepte este método de pago y el monto de la compra se deducirá directamente de tu cuenta de cheques o ahorro.
  • Puedes efectuar retiros de efectivo en cajeros automáticos, en sus sucursales, o en los comercios que estén adheridos al convenio con el banco.
  • Su cuota anual es más barata que la de una tarjeta de crédito o incluso resulta gratuita, por ejemplo cuando se trata de una cuenta de nomina.

Algunas recomendaciones de las tarjetas de débito

  • Asegúrate de tener el dinero disponible para cubrir el monto total de la transacción en el momento de efectuarse la venta.
  • No dar a conocer el Número de Identificación Personal (NIP). Se sugiere memorizarlo para evitar anotarlo.
  • Firmar el plástico al momento de recibirlo y nunca firme comprobantes de pago en blanco ni recibir ayuda de extraños en cajeros automáticos.
  • Al igual que haces con las transacciones de cajero automático, asegúrate de anotar las transacciones realizadas con tu tarjeta de débito
  • Además, en caso de pérdida o robo, es importante notificar de inmediato a la institución para que den de baja el plástico y evite fraudes o robos de su efectivo en cuenta.
  • Revisa cuidadosamente tu convenio de tarjetahabiente. El emisor de tu tarjeta tiene la obligación legal de informarte las cuotas y comisiones que se te cobrarán por el uso de la tarjeta.

Fuente: http://finanzaspracticas.com.mx / financialred

Comentarios cerrados.