Cayo Sabinal

Cayo Sabinal tiene 335,5 km2 de superficie y 33 kilómetros de playas, de ellas 19,3 arenosas y 13,6 arenosas-rocosas, lo que lo convierte en uno de los lugares escogidos para el desarrollo del turismo internacional. Ubicado en Camaguey.

Debe su nombre a la abundante presencia en sus tierras del árbol de madera preciosa Sabina.

Su historia está llena de excitantes leyendas de corsarios y piratas que habitaban la zona durante sus aventuras de saqueos y contrabando, es por eso que en 1831 se edifica en la costa oriental de Sabinal el Fuerte de San Hilario, que sirvió como torreón y cuartel de la tropa y artillería española encargada de proteger la cayería Sabana-Camaguey de estos tenebrosos marineros. Más tarde fungió como Prisión de la Clase Militar y en 1875, San Hilario fue escenario de la única sublevación carlista de Cuba. Emplazado en la mayor altura de Sabinal, el Fortín, aún se halla en pie, siendo otra de sus atracciones turísticas.

En 1847 instalan en la Punta de Maternillos el Faro Colón, punto de observación desde el cual se tenía dominio del Antiguo Canal de Bahamas, imprescindible para alertar al Capitán del Puerto de Nuevitas y a San Hilario sobre cualquier ataque o anomalía. El Faro, segundo del país por su altura de 52 metros, fue construido en el siglo XIX por esclavos chinos. Aún se encuentra activo, y es uno de los más antiguos del país.

Producto de las muchas batallas navales perpetradas en la zona abundan en las profundidades de sus mares importantes barcos hundidos como el Nuestra Señora de Alta Gracia, el Mortera y el Pizarro; siendo estos verdaderos tesoros sumergidos.

Fue también en Sabinal donde el Premio Novel, Ernest Hemingway, participó personalmente en la búsqueda y caza de submarinos alemanes durante la II Guerra Mundial, además de adorar sus aguas por la riqueza para la pesca.

Entre otros atractivos se muestra pequeñas elevaciones, lagunas y una abundante variedad de aves, especialmente de flamencos. Se pueden visitar las ruinas del Fuerte San Hilario, la Playa Brava, el Faro de Colón y vestigios de asentamientos aborígenes.

Cayo Sabinal, está unido a sus vecinos Coco y Romano, por un pedraplén (carretera sobre las aguas del mar).

Fotos: Belen Menéndez,

3 respuestas a “Cayo Sabinal”

  1. […] Fuente y foto – DCubanos […]

  2. […] Saetía es relativamente pequeño, con sus 42 km² si lo comparamos con la extensión, digamos de Cayo Sabinal, con sus 335 km², pero cuenta con una riqueza en flora y sobre todo en fauna que es […]

  3. […] del plan Fly & Drive le permitirá al turista visitar cayos cercanos, casi vírgenes, como Cayo Sabinal, en los que habitan animales en estado silvestre, algunos de ellos en peligro de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rincon de Cuba