Orlando Guerra “Cascarita”

Orlando Guerra Soa “Cascarita” (1920-1973). Llamado “El guarachero de Cuba” impuso un original estilo de interpretación que influyó decisivamente en cantantes que le sucedieron. Según Bebo Valdés fue “el mejor cantante de mambos que dio Cuba”.

Orlando Guerra, conocido durante muchos años en el ambiente artístico cubano como Cascarita, nació el 14 de septiembre de 1920 en la provincia de Camagüey.

Muy joven debutó profesionalmente en la ciudad de Santa Clara como cantante en la emisora CMHI de los magnates tabacaleros de los Hermanos Trinidad, que luego daría origen a la estación RHC Cadena Azul, en La Habana.

orlando-guerra-cascaritaEn Santa Clara pasó por varias orquestas con las cuales interpretaba sones, danzonetes y guarachas de moda. Fue contratado por el trompetista Julio Cueva para integrar la agrupación Montecarlo, nombre que recibió en 1939 la orquesta Cuban Boys de Amado Trinidad.

Cascarita estrenó algunos números de Cueva, luego muy populares, como “Tingo Talango”, “Rascando siempre rascando” y “El marañón”, pero la Montecarlo tuvo vida efímera pues los hermanos Trinidad no renovaron su contrato.

En 1941 Cascarita realizó, con la orquesta Hermanos Palau, sus primeras grabaciones entre las que se cuentan las guarachas y sones de Julio Cueva “Pobrecitas las mujeres”, “Qué caló”, “En tiempo de mangos” y “Dos cosas pa’ tomá con leche”, además de las ya mencionadas.

En 1942 viajó a Puerto Rico y realizó grabaciones con la orquesta de Pepito Torres para RCA Victor. Desde entonces Orlando Guerra perfilaba los rasgos de un estilo sarcástico, salpicado de palabras de la jerga callejera, que burlonamente deslizaba en el ritmo, las frases melódicas y la armonía. Sin poseer un instrumento vocal de gran extensión sabía sacarle buen partido a sus posibilidades, impostando la voz con sentido humorístico, intercalando trabalenguas e inesperadas interjecciones. Poseía un admirable sentido del ritmo del cual hacía gala en sus interpretaciones, aunque fuera un número sencillo, que en voz de otro cantante hubiera pasado inadvertido.

En su estancia con los Hermanos Palau –que contaban por esa época (primeros años de la década de 1940) con otros buenos cantantes como Reinaldo Valdés El jabao y Manolo Manrique El Morito–, Cascarita grabó la mayoría de los números que le reportaron mayor popularidad a la orquesta como “Yo estoy aprendiendo inglés” y “Majarete”, de Facundo Rivero; “Recuerden la ola marina”, de Virgilio González; “Gumpampiro”, de Chano Pozo; “Puntillita”, de Félix Cárdenas; “La araña y la mosca”, “Como se baila la suiza”, de Pablo Cairo; y “Ta bueno ya”, “Yo como gente”, “Ciriaco” y “Perro huevero”, de Pedro Guida, saxofonista de la agrupación.

En 1944 Julio Cueva organizó su propia orquesta, con Cascarita como cantante estrella, aunque el intérprete continuó haciendo grabaciones con los Palau hasta 1949.

Para los Hermanos Palau (y para la orquesta de Cueva) escribieron arreglos por esa época los pianistas Bebo Valdés y René Hernández, trabajos que se consideran como antecedentes del mambo, desarrollado por Dámaso Pérez Prado, como se puede advertir, por ejemplo, en “Baltazar tiene un pollo”, de Pepé Delgado; “Rosas del pensil”, de Rosendo Ruíz; “Tú verá que tú va a vé”, de Reemberto Béquer; “Rareza del siglo”, de Bebo Valdés y “Ñenguere ñengue”, de Julio Cueva.

En junio de 1945 Liduvino Pereira, director de la Orquesta Casino de la Playa, contrató aCascarita para realizar grabaciones con esa agrupación que, aunque aún gozaba de renombre (sobre todo como acompañante de cantantes), había decaído en la preferencia del público tras las bajas causadas por Miguelito Valdés y el pianista-arreglista Anselmo Sacasas a inicios de la década.

De los primeros discos de la Casino de la Playa con Cascarita resultaron éxitos comerciales: “Consuélate”, de Silvestre Méndez; “Vive regalá”, de Hermenegildo Cárdenas; “El cuá cuá”, de Jesús Guerra (de quien cantaría muchas guarachas a lo largo de su carrera); “Coge pa la cola”, de Iván Fernández; “Esto es lo último”, de Rafael Blanco Suazo; y “Yo pico un pan”, “Quiero un sombrero” y “Se murió Panchita”, de Félix Cárdenas.

El estudioso de la discografía cubana Cristóbal Díaz Ayala ha señalado que tal fue el éxito alcanzado por el cantante con la Casino de la Playa que en los discos editados en 1946 comenzó a aparecer el nombre de Cascarita por encima del de la orquesta.

Por esa época Cascarita propició que el joven pianista y arreglista Dámaso Pérez Prado ingresara en la agrupación a la que aportó un lenguaje novedoso en las orquestaciones y un original estilo en sus solos de piano.

En este periodo Cascarita grabó, entre otras piezas: “Azúcar pa un amargao”, de Bienvenido Julián Gutiérrez; “La pelotica” y “Son los bobitos”, de Enrique González, La Pulga; “Estoy acabando”, de Horacio Jiménez; “Llora”, de Chano Pozo; “Tártara”, de Rubén Amat; “Un meneíto”, de Jesús Guerra; “La última noche”, de Bobby Collazo; “Ay qué jelengue” y “Pa que te dure”, de José Antonio Méndez.

De Pérez Prado, Cascarita con la Casino de la Playa llevó al disco comercial a inicios de 1949 la guaracha “Kandela”, poco antes de que el pianista marchara a México. Grabó también con una orquesta que Prado formó en La Habana por esos días lo que se suponen fueron los primeros mambos; pero aquellos registros no fueron editados nunca.

cascarita1Hacia 1948 fue contratado por la emisora CMQ para presentarse diariamente en un show nocturno que animaba Germán Pinelli, con quien Cascarita formaba un dúo humorístico chispeante. Lo acompañaba una estupenda orquesta dirigida por Carlos Ansa, con Cándido Camero (tumbadora), Bruno Guijarro (saxo alto) y Wifredo Gelabert (clarinete), entre otros. En fecha reciente algunas de sus actuaciones en ese programa han sido editadas en disco compacto lo que ha hecho reconsiderar positivamente su lugar en la música popular cubana.

En 1950 hizo grabaciones con la orquesta de Bebo Valdés (entre ellas “El nuevo Be-Bop”, de Jorge Zamora y “A la United Café” de Ángel Duarte), y con la orquesta de Orestes Santos en 1952.
Según los estudiosos de la música cubana, la avasalladora popularidad que comenzó a alcanzar Benny Moré a través de sus discos grabados en México fue factor determinante para que el público relegase a Cascarita, de quien Moré, sobre todo en sus primeros tiempos, tomó elementos que incorporó a su estilo, no sólo musicalmente, también en la manera excéntrica de vestir y comportarse en el escenario.

Tras presentarse en cabarets de segunda, escenarios de provincias y actuar con conjuntos y otros grupos que en realidad no se encontraban a su altura, Cascarita se radicó en México hacia 1960.

Ese año realizó algunas grabaciones con la orquesta de Bebo Valdés en La Habana y meses más tarde, al parecer, en la capital mexicana.

En 1968 hizo su última incursión importante en discos respaldado por la orquesta del pianista mexicano Memo Salamanca. Su voz y el gracejo de sus interpretaciones continuaban intactos. Realizó giras por Colombia, Panamá, Puerto Rico y Venezuela.

Falleció el 30 de marzo de 1973 en Ciudad México.

Discografía

  • Lp Dimsa DML-8446: Cascarita con la orquesta de Memo Salamanca – Cascarita de limón y otros éxitos.
  • CD Tumbao 003: Orlando Guerra -Cascarita- El Guarachero Lp Camdem 102-23105: Lo mejor de los Hermanos Palau
  • CD Tumbao T 35: Orquesta Hermanos Palau-La ola marina
  • CD Tumbao 32: Julio Cueva y su Orquesta-La butuba cubana
  • CD Tumbao 083: Julio Cueva y su orquesta -Desintegrando

Bibliografía
1898-1997: Cien años de música cubana por el mundo, tercera edición, corregida, Fundación Musicalia, San Juan, 1999.
_________: Música Cubana del Areyto al rap cubano, cuarta edición, Fundación Musicalia, San Juan, 2003.
Giro, Radamés: Diccionario Enciclopédico de la Música en Cuba, Letras Cubanas, La Habana, 2007.

Tomado de http://www.encaribe.org/ (Enciclopedia de historia y cultura del Caribe)

Enviar artículo a un amigo Enviar artículo a un amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sabías que

Sabías que