Cubanos en México

Sitio con noticias e información sobre cultura, espectáculos, deportes, economía, política y sociedad de y para la comunidad cubana en México y mexicanos o extranjeros interesados en Cuba.

Entregan Premio Harold Gramatges, al eminente violonchelista mexicano Carlos Prieto Jacqué

“Es un gesto que honra al eminente violonchelista y nos honra también por tratarse de una figura imprescindible para la cultura musical latinoamericana, en el año en que conmemoramos el centenario del nacimiento de Harold”, subrayó el poeta y presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Miguel Barnet al entregar el Premio Internacional Honorífico Harold Gramatges, al maestro mexicano Carlos Prieto Jacqué, de reconocido prestigio internacional.

El lauro entregado por la institución cubana distingue trayectorias excepcionales en el campo de la creación e interpretación de la música de concierto y la promoción de valores éticos y humanistas a partir del ejercicio artístico.

Como un reencuentro lleno de simbolismo definió Guido López-Gavilán, presidente de la Asociación de Músicos de la UNEAC, el homenaje a Prieto: “Hace más de 20 años le entregué una obra mía, Monólogo, para chelo solo y tuvo la deferencia de sumarla a su repertorio”.

En las palabras de elogio expresadas por el compositor cubano, Juan Piñera, se destacó la brillantez de sus interpretaciones, así como la importante labor llevada a cabo por el ilustre chelista en la promoción del repertorio latinoamericano.

“Carlos Prieto es un músico de muchos saberes como hombre de pensamiento renacentista que es y seguirá siendo por siempre, e interesado y asombrado por todo. Artista e intelectual que nos acerca a través de sus innumerables grabaciones discográficas; de sus estrenos absolutos de autores de Iberoamérica y de todos los tiempos y estéticas; de pensar en la difícil y sinuosa existencia de Dimitri Shostakóvich y hacerlo de carne y hueso y, más que nada, palpable y vital en escritos y hallazgos de nuevas sonoridades en la magna obra del soviético devenido ruso”, subrayó Piñera.

Además para el también pedagogo cubano ha sido medular el deseo de Carlos Prieto de asumir obras escritas por compositores cubanos como Carlos Fariñas, quien le escribiera un insuperable Concierto para violonchelo y orquesta.

Sobre este mismo arista reseñó el orador: “generosidad del intérprete mexicano, devenida voracidad interpretativa, que acercó aún más a nuestros pueblos, a México y a Cuba. Testigo de la amistad del mexicano aquí presente y del cubano, omnipresente en mi memoria es un epistolario, crónica del concierto.

“Por lo mucho que ha hecho el maestro de maestros que es Carlos Prieto, y por lo mucho que aún tiene por asombrarnos, es decir, por hacer y trabajar, es que bien merece esta distinción o galardón que ostenta el nombre de otro maestro entre los maestros de Nuestra América, la América de José Martí, no la otra, el nuestro y también el suyo Harold Gramatges. Muchas gracias a usted por su obra y por este privilegio”, expresó el maestro Piñera.

En el encuentro el violonchelista mexicano compartió con los presentes las historias de sus tres viajes anteriores a Cuba y expresó el agrado de un nuevo regreso que espera no sea el último.

“Estar por cuarta vez en Cuba es motivo para mí de una enorme alegría y satisfacción, todas las veces que he estado han sido ligadas con la música. La primera vez vine aquí en 1993 y tuve la satisfacción de tocar con la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba dirigida entonces por Irina Rodríguez”.

“Conocí en aquella ocasión a Carlos Fariñas, quien me ofreció un concierto para violonchelo que estrené en México y en distintos lugares en 1998. En aquella primera visita nos invitó a su casa el gran compositor y pianista Guido López-Gavilán, a quien hemos admirado siempre mucho, precisamente en ese encuentro conocimos a su hijo Aldo López-Gavilán de 13 años, cuyas improvisaciones al piano nos dejaron atónitos y salimos con la convicción de que era un talento en ciernes muy importante como ha ocurrido en la actualidad.

“Luego en 2010 regresé por segunda vez; en aquella ocasión tuve la oportunidad de tocar obras de los compositores Federico Ibarra y Camille Saint-Saëns, en el Teatro Auditórium Amadeo Roldán, dirigido por Enrique Pérez Mesa.

“Vimos a numerosos amigos cubanos y Guido me prometió escribir una obra para chelo y piano y en 2011 la recibí, titulada Como un viejo bolero, obra que estrené meses después en la Sala Carlos Chávez en la Universidad Nacional Autónoma de México y luego la toqué en los Estados Unidos, España y en otros países siempre con gran éxito sobre la obra más que el intérprete.

“Regresé a La Habana en 2014 con el extraordinario amigo y admiradísimo chelista Yo Yo Ma y estrenamos en ese momento una obra de Leo Brouwer titulada El arco y la lira, pieza escrita para dos chelos y dos guitarras.

“El origen de esta obra es curioso porque unos años antes estuvimos en Córdoba y él era director de la orquesta de esa ciudad en Andalucía, España, y Yo Yo Ma y nosotros estuvimos en Andalucía en Semana Santa, pero Yo Yo Ma nunca había estado en Sevilla y se quedó impresionadísimo con la música que escuchó en aquella visita y a los dos nos surgió la idea de que sería conveniente tener una obra para chelo y guitarra en conmemoración de aquella visita y a ambos se nos ocurrió encargar esta obra a Leo Brouwer y ese fue el estreno de 2014 en el VI Festival Leo Brouwer de Música de Cámara”, explicó Prieto Jacqué.

Sobre la entrega del Premio Internacional Honorífico Harold Gramatges, el maestro visiblemente emocionado dijo: “Para mí es motivo de satisfacción y de extraordinario agradecimiento y orgullo recibir este lauro. Tuvimos la fortuna de conocer a Harold en España porque en 1996 se le otorgó el I Premio Iberoamericano de la Música Tomás Luis de Victoria, instituido en esa fecha por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de España, y el premio se le otorgó en 1997 y dio la casualidad que estábamos en España y pudimos tener la satisfacción y el orgullo de estar presentes en ese reconocimiento a un personaje tan importante de la música no cubana, sino de la música latinoamericana y universal.

“No me quedan palabras para expresar el profundo agradecimiento y expresar la esperanza de que este cuarto viaje a Cuba no sea el último, tenemos la esperanza de regresar pronto y volver a tocar y estrenar nuevas obras de compositores cubanos”, aseveró el notable intérprete mexicano.

Como cierre de la velada el guitarrista Luis Manuel Molina tocó para el homenajeado la pieza Danzón de concierto, una de sus más recientes creaciones. Es válido destacar que Molina ha sido promotor en Cuba del trabajo de Carlos Prieto en sus programas de la emisora CMBF Radio Musical Nacional.

Fuente: radioenciclopedia.cu
Foto: La Jornada Michoacán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.