Rincon de Cuba

Imágenes, recetas de comida y cócteles de Cuba

Santuario El Cobre

Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre
Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre

La Virgen de la Caridad, apellidada de El Cobre por tener su santuario en ese centro urbano, se colocó casi de inmediato entre las preferencias religiosas de los cubanos, al representar en el culto sincrético afrocubano a Ochún, símbolo de la feminidad, las aguas dulces y la alegría.

Varias leyendas sobre la aparición de la virgen – casi 400 años atrás – contribuyen al atractivo de esa figura entre creyentes, pobladores y visitantes en general, estos últimos procedentes en buena medida del creciente turismo que recibe el archipiélago de las más diversas regiones del mundo.

Una de las versiones está relacionada con un cacique (líder de las comunidades indígenas) aborigen que asistía al combate acompañado de la deidad.

Empero, la más extendida y creíble asegura que fue encontrada por tres jóvenes (dos aborígenes y un esclavo negro) en medio de una tormenta en el mar, colocada sobre una tabla que flotaba y con una leyenda donde figuraba el nombre de Virgen de la Caridad.

Diversas ubicaciones tuvo en los años de su existencia, desde una ermita, la capilla del hospital, una parroquia y el actual santuario, edificado hacia 1927.

La vida del poblado, además de la limitada actividad minera, está relacionada estrechamente con el culto a la Patrona de Cuba, coronada en enero de 1998 por Su Santidad el Papa Juan Pablo II, con un ambiente característico de un lugar destinado al peregrinaje.

El templo, con una arquitectura sobria, cuenta con una nave central dominada por hermosos vitrales alegóricos a la figura de la Virgen, todo ello complementado con un altar labrado en plata maciza y valiosos objetos ornamentales.

Las numerosas ofrendas figuran como testigos mudos en la Capilla de los Milagros, en una relación que va desde juguetes, joyas, cartas, fotos, premios diversos e incluso medallas de la más variada procedencia.

La propia imagen de la Santa Virgen, colocada en su Camarín, descansa rodeada de flores y esencias, con el niño Jesús en su brazo izquierdo y una cruz en el derecho, en una espera paciente a los fieles que acuden a rendirle tributo y esperan de ella el cumplimiento de las promesas formuladas.

Foto: Oscar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.