Sabías que

Vínculos de Cuba y México

Juventino Rosas. Célebre compositor

juventino-rosas

Juventino Rosas, el célebre compositor mexicano del vals Sobre las olas, nació el 25 de enero de 1868, en Santa Cruz de Galeana, ciudad que actualmente se nombra Santa Cruz de Juventino Rosas, en Guanajuato; murió en Surgidero de Batabanó, un pequeño poblado de pescadores al sur de la Habana, Cuba.

En Surgidero de Batabanó existe un pequeño monumento que recuerda la muerte de Juventino Rosas. Todos los años, el 9 de julio, se realizan actos en recordación del músico mexicano.

Entre los músicos cubanos se considera de mala suerte el interpretar de día el vals “Sobre las Olas”, quizás esto se deba a la leyenda de que Juventino Rosas pudo oír desde su lecho de muerte a un trío de músicos callejeros que interpretaban su vals, poco antes de morir.

Otra explicación del elemento fúnebre en la ejecución del vals «Sobre las Olas» es que cuando sus restos fueron traslados a México en 1909 y uno de los vagones del Ferrocarril mexicano se convirtió en capilla ardiente, las notas del vals se escucharon por todos los lugares, por donde pasó el tren.

Muchas veces el nombre de Juventino Rosas es invocado en algunas las ceremonias espiritistas que se realizan en Cuba, sobre todo en las fiestas rituales conocidas como los violines, donde también se toca con frecuencia el vals «Sobre las Olas». En estos ritos siempre se mezcla el violín con la tumbadora y otros instrumentos de percusión característicos de la música popular cubana.

Monumento a Juventino Rosas en Batabanó. La Habana, Cuba.
Monumento a Juventino Rosas en Batabanó. La Habana, Cuba.

En los escasos 6 meses en que Juventino Rosas permaneció en tierras cubanas escribió varias obras musicales de las cuales se conservan el vals Martha y el chotis Espirituano, el primero dedicado a la insigne patriota villaclareña Martha Abreu y el segundo a una bella joven de Sancti Spiritus. Además junto al entonces novel poeta cubano Regino Boti, creó un nuevo texto para su inmortal vals Sobre las olas.

En Cuba, Juventino Rosas, mantuvo múltiples relaciones amistosas; ya mencionamos a Regino Boti quien fuera un renovador de la poesía cubana, e hispanoamericana; pero también debemos mencionar al doctor José Manuel Campos quien lo atendió gratuitamente en su clínica Casa de Salud Nuestra Señora del Rosario, en Surgidero de Batabanó y finalmente a Isidro Albaina, secretario del juzgado de Batabanó, quien se encargó de organizar los funerales cubanos del genio mexicano y conservó las pertenencias del artista, incluido su famoso violín, por lo cual fue condecorado años más tarde con la orden del Águila Azteca por el gobierno mexicano.

El periodista Miguel Necochea y la Sociedad de Compositores Mexicanos en 1909, llevan a cabo gestiones para exhumar y trasladar los restos de Juventino Rosas a México. Los mexicanos residentes en Cuba, asumen los gastos.

En el Museo Nacional de Historia reposa el violín de Juventino Rosas, instrumento con el que compuso el vals «Carmen», dedicado a Carmen Romero Rubio de Díaz, la esposa del general Porfirio Díaz, y el vals «Sobre las Olas». El violín permaneció en Cuba hasta que en 1931 el compositor Vicente Garrido lo rescató y donó al museo.

Probablemente fue Isidro Albaina quien escribió el epitafio en su tumba: «Juventino Rosas, violinista mexicano y autor del célebre vals «Sobre las Olas», falleció en julio de 1894. La tierra cubana sabrá conservar su sueño”.



13 Comentarios en “Juventino Rosas. Célebre compositor

  1. LO QUE CONOZCO DE ÉL Y SU MUSICA ES MUY POCO, PERO EL VALS «SOBRE LAS OLAS» ES DE CATEGORIA MUNDIAL.
    NO DEJEMOS EN EL OLVIDO SITUACIONES COMO ESTAS QUE SON DE ORGULLO PARA EL PAIS QUE LO LLEGA A TENER.
    OBSERVEN QUE ES EN CUBA EN DONDE LO FESTEJAN.

  2. Saludos, desde La Valencia del Rey, Venezuela Estado Carabobo. Hoy atravez de este medio he conocido musicalmente a este compossitor, El vals sobre las Olas , INDUDABLEMENTE ,una joya musical, espero sea magnificada por uds. atravez de la Historia, pocas veces los artistas, compositores, deportistas han sido reconocidos. Buen y feliz dia

  3. Buen dia, soy habitante de la ciudad de santa cruz de juventino rosas Guanajuato, Mexico. Ciudad que originalmente se llamaba Santa cruz de galeana, pero cambio su nombre glorificando al artista que nacio en esta pequeña ciudad. Cada año se realiza un festival para conmemorar el natalicio de este compositor. Aunque en la region es conmemorado, nacionalmente es casi desconocido. A pesar de todo, esta tierra sabra admirar su legado.

  4. Decir Sobre las olas es decir ,es decir Juventino rosas ,gloria de Mexico en la musica internacional con su sensacional vals sobre las olas ,a la altura de Johann Strauss. vive siempre en la memoria de los que escuchamos la buena musica

  5. No nada más en Cuba lo festejan. En su tierra natal, cada mes de enero se realiza una Semana Cultural, con motivo de su natalicio (25/enero/1868). Sin embargo, es cierto lo que dice Alfredo, en el resto del país, pasa casi desapercibido. La Sociedad de Autores y Compositores de México, otorga anualmente el premio «Juventino Rosas» a algún compositor ya fallecido, que haya tenido una trayectoria internacional. Una aclaración, el nombre original de su terruño, no era Santa Cruz de Galeana. Se fundó como pueblo en 1721 con el nombre de Santa Cruz de Comontuoso. En 1826, con la creación de la primera Constitución Política en Guanajuato, ya en el México independiente, se le conoció exclusivamente como Santa Cruz (en este período nace Juventino Rosas). En 1912, se le otorga la categoría de ciudad con el nombre de Santa Cruz de Galeana. En 1939, a la ciudad y al municipio se le asigna el nombre solo de Juventino Rosas. Finalmente, en 1956, a la ciudad y al municipio se le cambia nuevamente el nombre, que perdura hasta la fecha: Santa Cruz de Juventino Rosas.

  6. yo lo llamaria el paganini mexicano por nicolo paganini ya los grandes compostirores se acabaron el que los que lo s llevo a la ruina fue el ritmillo ese de el rap y el regeeton que namas sirve para afamar a gentes que se visten como salidos de presidio en donde quedo el buen gusto musical las buenas voces las buenas letras se fueron al caño con esos disque cantantes rapero o rateros es lo mismo tien la mismo aspecto

  7. Realmente no sé porque tuvo que huir de México pero me imagino el porque. Como siempre : las grandes personalidades serán siempre bien vistas y reconocidas en otro país que el nuestro. juventino Rosas nunca debe de ser olvidado!!!

  8. La vida de Juventino Rosas Cadenas
    (Breve síntesis biográfica)
    Víctor Manuel García Flores

    José Juventino Policarpo Rosas Cadenas, Juventino Rosas Cadenas, o más popular como Juventino Rosas (Pueblo de Santa Cruz, estado de Guanajuato, México, 25 de enero de 1868 – Surgidero de Batabanó, municipio de Batabanó, Provincia de La Habana, Cuba, 9 de julio de 1994); fue un músico, compositor, violinista y director de orquesta, de música clásica. Compositor del internacionalmente conocido y escuchándolo todavía, durante más de un siglo, el vals “Sobre las olas”. El mejor compositor mexicano de la música clásica, de los siglos XIX a XXI.

    José Juventino Policarpo Rosas Cadenas o Juventino Rosas Cadenas, pero más popular como Juventino Rosas, nació el 25 de enero de 1868 en la casa de la familia Rosas Cadenas, en la tercera cuadra de la calle de La Purísima, al norte de la Plaza de Armas, en el pueblo de Santa Cruz, del estado de Guanajuato, en México. Sus padres fueron Jesús Rosas Rosas y Paula Cadenas Alcocer.

    La sangre de Jesús Rosas y toda su familia, fue indígena otomí; sus padres de Jesús, fueron Antonio Rosas y Luisa Rosas y tuvo tres hermanas, siendo todos nacidos en el territorio de Santa Cruz. La sangre de Paula Cadenas y sus nueve hermanos fue mestiza, por ser su padre Apolonio Cadenas Adarraga, un español-vasco y su madre Jacinta Alcocer, una mestiza mexicana. Apolonio Cadenas y Jacinta Alcocer que vivían en Celaya, compran unos terrenos agrícolas y con sus hijos se van a vivir al pueblo de Santa Cruz.

    En 1856 se casan Jesús Rosas y Paula Cadenas y llegan a tener ocho hijos. De ellos, cinco, dos mujeres y tres hombres, fallecieron en el primer año de su nacimiento; y tres, una mujer y dos hombres, llegan a ser adultos: Manuel, Matilde y Juventino, de apellidos Rosas Cadenas. Jesús Rosas, aprendió a tocar varios instrumentos musicales y enseñó a sus hijos y creo un grupo musical; Jesús, tocaba el arpa, Manuel, la guitarra o el bajosexto, Juventino, el violín y acompañaban a su hermana Matilde, quien tenía una hermosa voz de soprano. Estuvieron en tertulias o fiestas, en su pueblo y en otras localidades rurales. Jesús Rosas, por la humildad que tenían en el pueblo de Santa Cruz, para mejorar económicamente, decide que la familia Rosas Cadenas se vaya a vivir en la Ciudad de México. Se van a la capital y no vuelven a regresar nunca al pueblo de Santa Cruz en 1875.

    Estando, en la Ciudad de México, la familia Rosas Cadenas, en más años habitan en la vecindad Los Baños del Padre, en el callejón de La Amargura, a unos pasos de la Plaza del Baratillo (ahora como la Plaza Garibaldi), del barrio de La Lagunilla. Su grupo musical de los Rosas Cadenas, estuvo tocando y cantando durante varios años.

    Juventino y sus hermanos, terminaron su escuela primaria y estuvieron en el coro, cantando y tocando la guitarra y el violín, en el templo de San Sebastián y en el templo de San Francisco de Tepito. En la orquesta de baile de Los Hermanos Aguirre, Jesús y sus hijos Manuel y Juventino, estuvieron tocando con ellos; pero por una riña en un baile, muere Manuel y poco después fallecen sus padres Jesús Rosas y Paula Cadenas; y Matilde, se fue con un norteño, sin saber nada de ella. Juventino Rosas Cadenas, se quedó solo, sin familia en 1884.

    De 1885 a 1888, Juventino Rosas Cadenas vive en el pueblo de Santa María Cuautepec, al norte de la Ciudad de México. Su compañero de orquesta, Fidencio Carvajal, que habitaba ahí, fue quien invitó a Juventino que vivía solo en la capital, a que viniera a radicar a su casa con él y su familia. Juventino Rosas siguió creciendo en la música, ya componía piezas de valses, polcas, mazurcas, chotises, romanzas, danzas y danzones; y además, fue profesor rural, dio clases de música y formó una banda infantil. Ingresó al Conservatorio de Música y Declamación y también entró a la Banda de Zapadores del 4º Regimiento de Caballería. En 1885, a sus 17 años de edad, al ver a la hermana de Fidencio Carbajal, Mariana, lavando ropa en el arroyo en Santa María Cuautepec, en una piedra sentado, escribió y compuso su obra maestra, el vals…”Sobre las olas”.

    Juventino Rosas Cadenas volvió a vivir en la Ciudad de México de 1888 a 1893. Radica con su amigo de la orquesta, José Reina, en la vecindad Las Tumbas o Los Sepulcros, en Magdalena Contreras y se ignora en que otros lugares vivió. Por el vals Sobre las olas le llegan reconocimientos y consagración. El 7 de febrero de 1888, Juventino Rosas vendió los derechos del vals “Sobre las olas” a “Wagner y Levien”, en la poca cantidad de 45 pesos, pero que lo consagró. Compone la mayoría de sus obras conocidas, se afirma que en total fueron más de 90 piezas, pero solo se han logrado rescatar 34 partituras. Como violinista tenía varios trabajos en circo, alberca, café y llegar a la Orquesta de la Ópera en el Teatro Nacional; además, en la banda del batallón del cuartel de Las Rosas de Morelia, emprende una gira por el norte del país, como violinista en 1891. En 1892, Juventino Rosas vive con Juana Morales, pero a los seis meses ella lo abandona.

    En la Compañía de la Orquesta Típica Mexicana, en 1893 llega a ser el director de la orquesta en una gira por el norte de la República y por el sur de Estados Unidos. En la ciudad de Chicago, Illinois, en Estados Unidos, fue la Exposición Universal Colombina de Chicago, del 1º de mayo al 8 de junio de 1893. La Orquesta Típica Mexicana estuvo actuando en el Teatro Marlowe y en la Nave Central del Edificio de Manufacturas de la Exposición. En este certamen, el director de la orquesta, el ya célebre Juventino Rosas, obtuvo 4 medallas de oro, diplomas honoríficos y el título de Profesor de Composición de Mérito, por sus excelentes actuaciones. Al terminar, Juventino Rosas Cadenas fue invitado por el italiano Pascualino Bianculli, a integrar a su orquesta como director, creándola como Compañía Típica Ítalo-Mexicana, para estar en gira por cinco estados al sur de Estados Unidos y viajar a Cuba.

    El lunes 15 de enero de 1894, procedente de Tampa Bay, Florida, de Estados Unidos, llega a La Habana, Cuba, la Orquesta Típica Ítalo-Mexicana y su director artístico, Juventino Rosas, en el vapor correo norteamericano “Olivette”. En la isla caribeña, el compositor guanajuatense alcanzó un éxito total, a la corta edad de 26 años, que cumpliría a los pocos días de llegar a la antilla; la compañía cosechó grandes triunfos en los mejores escenarios de la época, en las principales ciudades cubanas: el teatro Payret, el teatro Tacón, el teatro Albisu, el teatro Injoa, el teatro Alhambra, el teatro Esteban, el Liceo Artístico y Literario, el teatro de la Caridad, el teatro Terry, el teatro Brunet y el teatro Principal; en La Habana, Matanzas, Cárdenas, Santa Clara, Cienfuegos, Trinidad, Sancti Spíritus, Manzanillo, Santiago y Guantánamo. En todos los lugares que actuó la orquesta, su director artístico, el ya reconocido compositor del vals “Sobre las olas”, Juventino Rosas, fue el artista más aplaudido por el público que abarrotó los escenarios.

    Al llegar al puerto de Surgidero de Batabanó, del municipio de Batabanó de la Provincia de La Habana, por cumplir con la orquesta, el compositor y director mexicano, tenía que irse con ellos en ferrocarril a la capital de Cuba para viajar de allí a Estados Unidos y seguir en Gira por Europa. Pero Juventino Rosas, llegó con una enfermedad de Mielitis Transversa, que tuvo que quedarse el 27 de junio de 1894, en la Quinta de Salud de Nuestra Señora del Rosario, en Surgidero de Batabanó. Murió a las 17:00 horas del día lunes 9 de julio de 1894, quedando su cuerpo en el panteón civil. Una mano anónima, probablemente la de un poeta, colocó en su tumba una lápida con la siguiente inscripción: “Juventino Rosas, violinista mexicano y autor del vals Sobre las olas, falleció en julio de 1894. La tierra cubana sabrá conservar su sueño”.

    En 1909, siendo aún presidente de la República, Porfirio Díaz Mori, ante las presiones del periodista mexicano Miguel Necochea que encontró su tumba en Cuba, la prensa y, principalmente, de la Sociedad de Compositores Mexicanos; logran, traer los restos mortales de Juventino Rosas, que llegan al puerto de Veracruz el 16 de julio, siendo recibidos por Miguel Lerdo de Tejada, director de la Comisión de Bellas Artes y por Ernesto Elorduy, de la Sociedad de Compositores Mexicanos, cuyo presidente era Julián Carrillo.

    Los restos son expuestos durante dos meses en el Teatro del Conservatorio de la ciudad de México, recibiendo múltiples homenajes y sepultados en el panteón Civil, correspondiendo al poeta Rubén M. Campos dirigir las palabras alusivas, que conformaron una excelente pieza oratoria.

    En 1932, el cubano Isidro Albayna Rodríguez, devolvió a México el violín que perteneciera a Juventino Rosas; por lo que, el presidente Abelardo L. Rodríguez, lo condecoró con el Águila Azteca.

    Y en 1939, el presidente Lázaro Cárdenas del Río, autorizó que los restos mortales del músico santacrucense, fuesen enterrados en la Rotonda de los Hombres Ilustres del panteón de Dolores, en donde permanecen hasta la fecha, al lado de otros grandes mexicanos.

    vicmangarflo 13/07/2019

  9. En la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz la mayoría de sus calles tienen nombre de personalidades históricas de México pero el nombre de la primer calle paralela al Malecón Costero hace homenaje a un músico y se llama Juventino Rosas. Muy pocos saben quién fue. Yo no sabía que tenía vínculo con Cuba. Solo sé que hay una película acerca de el, donde lo personifica el gran actor del cine de oro Pedro Infante, ídolo del pueblo mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.