Sabías que

Vínculos de Cuba y México

Las corridas de toros en Cuba

Silverio Pérez

Por Miguel Ernesto Gómez Masjuán

Las corridas de toros cautivaron la atención del público habanero durante casi 200 años de dominio colonial y ni siquiera las prohibiciones, a partir de la década de los cuarenta del siglo XX, pudieron borrar la tradición taurina del gusto de los cubanos.

De acuerdo con varios artículos consultados, la primera corrida de toros en Cuba se celebró en 1514, en una de las villas fundadas por Diego Velázquez. La referencia escrita pertenece a Bartolomé de las Casas quien describió los acontecimientos de ese día en su libro “Historia General de las Indias”.

Algunos años después y para celebrar la llegada a Santiago de Cuba de Hernando de Soto, en 1538, se efectuó otra corrida; mientras en la villa de San Cristóbal de La Habana se corrió por primera vez en 1569.

Las corridas fueron censuradas en todo el mundo en 1567, por un decreto pontificial que amenazaba con excomulgar a los transgresores; sin embargo, el gusto por los toros estaba muy arraigado en España y el rey Felipe II negoció con el Vaticano para que su país quedara fuera de ese decreto. Como Cuba era colonia española, entonces aquí se siguió corriendo. Esta información aparece en el libro “Espacios Intangibles” de Juan Eduardo Bernal quien señala que años más tarde de promulgado el decreto del Vaticano, otro monarca, Felipe IV, comenzó la estimulación de las justas y aprobó la introducción de las banderillas, la espada y la muleta que tanto daño le ocasionaban a los animales.

En el libro titulado “Habana Antigua y Moderna”, de José María de la Torre, aparece que la primera corrida oficial en Cuba se produjo en 1759 y aclara el autor que tanto esta como las no oficiales, desarrolladas anteriormente, se efectuaban en cualquier plazoleta o mercado afín, porque para la fecha no existían plazas de toros.

Fermín Espinosa Armillita

Las primeras plazas en la capital cubana se construyeron a finales del siglo XVII y se reconoce como la primera a la de Aserradero y millo del tío Blas que estaba situada entre las calzadas de Monte y Arsenal. Una de las más famosas fue la de Belascoaín, conocida también como de La Habana y que se mantuvo abierta hasta 1897, año en que fue destruida por un incendio.
Otra Plaza muy conocida fue la de Carlos III e Infanta, la cual también albergó corridas hasta el fin de la dominación española sobre Cuba.

En octubre de 1899 una orden militar, emitida por las fuerzas interventoras norteamericanas, prohibió por completo las corridas de toros. Esta disposición se mantuvo; sin embargo, en varios momentos de la primera parte del siglo XX diversos escenarios habaneros acogieron a importantes toreros.

La última vez que se tienen noticias de una corrida de toros en Cuba ocurrió el domingo 31 de agosto de 1947. El lugar escogido resultó el por entonces joven Gran Stadium del Cerro y más de 30 mil asistentes presenciaron las demostraciones de los matadores mexicanos Silverio Pérez y Fermín Espinosa, también conocido como “Armillita”. Este fue un espectáculo diferente porque los toreros no podían clavarles banderillas a los animales y mucho menos matarlos. Solo así las autoridades aceptaron que se efectuara la corrida.

¿Qué ha pasado desde aquella fecha? Nunca más se han corridos toros en Cuba, aunque se conocen de algunos intentos por restaurar la práctica; pero no han fructificado. Lo que sí no ha desaparecido de la cultura cubana es la afición por los toros. En muchos lugares del país existen los rodeos y allí los amantes a este deporte demuestran sus habilidades en la monta de toros, así como en el enlace y derribo de animales.

Fuente: Habanaradio

2 comentarios en “Las corridas de toros en Cuba

  1. Yo recuerdo que en los años 50, durante algunas temporadas taurinas de España, se filmaban dichas corridas y al día siguiente via aerea, se daban de Cuba; lo que no recuerdo es en que emisora…

  2. En la primera intervencion nirteamericana fueron prohibidas las corridas de torosy las peleas de gallos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.