Rincon de Cuba

Imágenes, recetas de comida y cócteles de Cuba

Hotel Saint John’s de La Habana y su Pico Blanco

 

Por Tino Manuel

Un estilo de cantar acuñó el sentimiento de muchos habaneros, con escenarios que marcan las nostalgias.

La música “filing”, como se conoce en Cuba, constituye precisamente “sentimiento” y atrapó de inmediato a los más románticos, con una corte de bohemios que sobre todo tuvo escenarios en La Habana.

El cubano por lo general es muy romántico, tanto para la relación de pareja como para interpretar disímiles situaciones, debido a un carácter apasionado heredado de una gran mezcla de procedencias donde priman lo español y lo africano.

Por tanto, para cualquier turista puede ser interesante tener en cuenta un lugar como el Pico Blanco, centro nocturno ubicado en un hotel pequeño, del centro del Vedado, próximo a La Rampa, la calle más famosa de Cuba.

El Hotel Saint John’s de La Habana es un lugar de esos a los cuales se desea volver por una u otra razón. El motivo puede apoyarse en el trato de los empleados, en los servicios, pero sobre todo en esa mágica armonía que se siente; una intimidad perfecta.

Se encuentra en la calle O entre 23 y 25, a solo unos pasos del bullicio total, de la arteria más cosmopolita de la ciudad, por donde pasan miles de personas diariamente, con oficinas de turismo, líneas aéreas, cines, el agradable Malecón habanero y mucho más.

La instalación cuenta con 88 habitaciones y todas las comodidades necesarias, que incluyen dos restaurantes especializados: uno en comida italiana y el otro en platos cubanos y de la culinaria internacional.

Además, es muy atractivo el Lobby Bar, la cafetería y, sobremanera, El Pico Blanco, un centro pequeño, en las alturas, en el mismo piso de la piscina, dedicado a la canción romántica y particularmente denominado El Rincón del Feeling (o filing, como le llama la mayoría de los cubanos).

Este hotel atiende sobre todo grupos de viajeros, con actualmente un 86 por ciento de ocupación y preponderancia de franceses, españoles, italianos, mexicanos y estadounidenses.

Su actividad es constante, tanto en los salones como entre los empleados, pues cada día estos examinan con detenimiento el objetivo principal: cómo atender mejor al cliente.

Con más de 40 años de fundado, este hotel es significativo y en las noches se escuchan las tonadas suaves que acompasan los encuentros y las cenas, del mayor lujo posible si se considera que el Pico Blanco tiene siempre celebridades del arte y la televisión cubanas, como intérpretes o simples clientes.

Amerita que se celebren, entonces, la intimidad del hotel, su buen gusto y la dedicación de todos los empleados con el fin de satisfacer la hospitalidad de quienes viajan para conocer a Cuba y a su gente, pero desean descansar de sus recorridos en un lugar agradable e íntimo.

Una verdadera fiesta cubana de los sentidos, remanso espiritual para carenar en las noches, para un buen alojamiento o simplemente para beber un coctel con una buena compañía. Sitio especial para escuchar los acordes de una guitarra, para romancear. Perfecto.

Fuente: www.cubacine.cu

 

1 comentario en “Hotel Saint John’s de La Habana y su Pico Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.