Rincon de Cuba

Imágenes, recetas de comida y cócteles de Cuba

Plaza Agramonte (antigua Plaza de Armas)

 

Por Yolanda Ferrera Sosa

Es un punto de visita casi obligado para quienes llegan por vez primera a la ciudad de Camagüey y su centro histórico; declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El Parque Central denominado “Ignacio Agramonte” -como homenaje al heroico Mayor General de las luchas independentistas- además de atesorar pasajes históricos muy ligados a la fundación de la antigua villa principeña, resulta una invitación permanente para el descanso por la espontánea belleza que entrega.

Fue el sitio desde donde se originó el inicial núcleo urbano de la comarca, con sus casas techadas de guano que -en 1528- comenzaban a fomentar el poblado. Esta simpleza constructiva fue cediendo terreno ante el demostrado arrojo de los naturales, que en varias ocasiones, tuvieron que enfrentarse a los piratas invasores y depredadores de sus bienes.

De acuerdo con la costumbre peninsular de edificar núcleos en torno a una llamada Plaza de Armas, la explanada en el sitio -actual Parque Central- recibió en aquel entonces tal nombre y en su entorno se erigieron la Catedral y el Ayuntamiento, transformados en imponentes ejemplares arquitectónicos.

Patrimonio Cultural de la Humanidad

“Prestigia la cultura de un pueblo –recalca el investigador- el haber conservado y defendido por años estas glorias históricas y este Parque como espacio de mayor connotación de la localidad. No fue fortuito que el acto de declaratoria oficial por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad,  le tuviera como escenario, ni que sea atendido con exquisitez por la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCC), protagonista de su restauración capital, cual fragmento honroso que es del devenir principeño”.

En este sitio, el respeto de todo un pueblo es respirable. Se escucha en el murmullo de las cuatro palmas reales, ejemplificadoras de un doloroso martirologio… símbolos en sí mismas y custodias de otra venerada muestra de amor patrio: Ignacio Agramonte Loynaz, el inolvidable Mayor General que convoca -montado en su caballo “Ballestilla” y con el sable en la diestra- a la conquista y salvaguarda de la definitiva independencia.

Tomado de: http://www.cadenagramonte.cu
Fotos: Crepido, Peatc



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.