Rincón de Cuba

Imágenes, recetas de comida y cócteles de Cuba

Sopón de Puerto Príncipe

Desde principios del siglo XVIII en la vieja ciudad de Puerto Príncipe se elabora este Sopón cuya diferencia con los conocidos ajiacos, está en que para su confección se utilizan además de la variedad de viandas conocidas la adicción del tasajo, carne de cerdo ahumada y pollo, así como la malanga amarilla y azafrán, que debe darle según lo estimado un color de oro al caldo.

Ingredientes     

  • 136 g. de tasajo                   
  • 92 g. de tasajo de puerco (cerdo)   
  • 92 g de aguja de cerdo picada  
  • 430 g. de pollo o gallina                   
  • 220 g. de boniato                   
  • 92 g. de yuca                       
  • 85 g. de ñame                       
  • 90 g. de malanga                   
  • 90 g. de chayote               
  • 92 g. de calabaza                   
  • 92 g. de plátanos verdes               
  • 92 g. de plátanos maduros           
  • 190 g. de maíz tierno                                                 
  • 50 g. de cebolla                                 
  • 8 g. de ajo                       
  • 25 ml. de grasa                       
  • 1 g. de comino                   
  • 1 g. de azafrán  
  • 60 g. de limón               
  • 4 g. de culantro                    
  • 2000 ml. de agua   
  • Sal al gusto                    

Modo de preparación

En una cazuela mediada de agua se echan varios trozos de tasajo salcochado y tasajo de puerco, media gallina o un pollo cortado en pedazos, aguja de puerco picada, cebolla partida y dientes de ajo machacado.

Despues de hervir y espumar el caldo, se añaden en la cazuela los plátanos verdes y maduros en pedazos, sin quitarles la cáscara, un par de mazorcas de maíz tierno partidas en tres o cuatro pedazos cada una, yuca tierna, boniato, ñame, malanga, chayote y calabaza.

Cuando ha hervido bien, un majado con pimienta, comino, culantro y azafrán, se echan en el mortero junto con unos trozos de malanga y se machacan con las especias; desliéndolo bien y sazonándolo todo.

Este majado se echa en la cazuela a fin de que espese el caldo, para lo cual se deja hervir una media hora más.

Fuente: Arteculinario / “Manual del cocinero criollo” de José E. Triay (1857)

Foto: Entérate24



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.